COMUNICACIÓN ASERTIVA: mejorar las relaciones laborales

Comunicacion asertiva SALUXLAN

La comunicación eficaz es la base de las relaciones laborales saludables

Las relaciones se establecen en base a nuestra comunicación con los demás. Seguro que identificas personas a tu alrededor que consiguen transmitir de forma eficaz, personas con las que es fácil trabajar, resolver las dificultades, que encuentran la forma de establecer un ambiente relajado y productivo. Igual que todos tenemos en mente ejemplos de lo contrario. ¿Qué marca la diferencia? Es simple: tu forma de comunicarte.

No se trata sólo de lo qué decimos, sino de cómo lo decimos.

Las personas no somos demasiado conscientes de cómo comunicamos, ni de qué consecuencias tiene en los demás nuestra forma de dirigirnos a ellos. Y, sin embargo, la comunicación eficaz, sobre todo de los líderes es una herramienta muy poderosa sobre el clima, la motivación, la productividad o el estrés de nuestro entorno laboral.

El desarrollo de una comunicación saludable en empresas y equipos permite un trabajo conjunto y eficaz. Genera confianza, el ingrediente imprescindible para caminar alineados, sentirnos seguros en nuestro entorno laboral, poder poner sobre la mesa las diferentes opiniones, generar compromiso e implicación,…

Qué es la asertividad

Podemos definir la ASERTIVIDAD como una habilidad de la comunicación en la que comunicamos respetando a los demás y también a nosotros mismos. Es el punto en el que somos capaces de expresarnos sin agresividad, buscamos soluciones a las dificultades en lugar de buscar culpables, respondemos con firmeza cuando es necesario, expresamos cómo nos sentimos y somos explícitos con el comportamiento que queremos de los demás.

Es una habilidad que se entrena y se desarrolla. Que algunas personas ya tienen de serie y que el resto podemos aprender. Cuando no somos asertivos podemos tender a comunicar de una forma:

1- AGRESIVA, cuando quiero salirme con la mía, cuando considero que mi opinión (o mi solución) es mejor que lo que me puedan aportar los demás y no merece la pena escuchar lo que tienen que decir al respecto, cuando me enfoco en que los problemas los generan los demás y yo tengo que resolverlos, cuando comunico desde emociones de Enfado, Rabia, Frustración, Estrés…

2- PASIVA, cuando pienso que mi opinión no es valida, o no va a ser tenida en cuenta y por lo tanto no la expreso, cuando acepto responsabilidades que no me corresponden porque me cuesta poner límites o decir que no, cuando cedo para no entrar en conflicto con el resto…

Un ejemplo de cada estilo de comunicación.

Situación de partida, tengo mucho trabajo y una de las personas de mi equipo me dice que no ha podido terminar a tiempo una tarea que era prioritaria y debería presentar en la reunión que tengo en media hora:

RESPUESTA AGRESIVA: ¿Cómo que no lo has terminado? ¡Te dije que era una prioridad! Me has puesto en una situación muy complicada. Ahora tengo que dar la cara por ti y tu incompetencia. No puedo confiar en ti cuando te necesito.

RESPUESTA PASIVA: Me lo tenías que haber avisado antes si no ibas a poder terminarlo… La próxima vez, por favor, me lo dices con más tiempo para que se lo pueda encargar a otra persona.

RESPUESTA ASERTIVA: Me gustaría entender qué ha ocurrido. Estoy sorprendido ante la respuesta que has dado a esta tarea. Eres una persona en la que confío y me siento decepcionado por tu falta de cumplimiento. A partir de ahora, cuando tengas un problema a la hora de cerrar un tema de esta importancia, quiero que busques como resolverlo o me lo plantees con tiempo suficiente para darle la vuelta. Sé que tienes recursos para hacerlo. Cuento contigo.

Pautas para comunicar de forma más asertiva

1- OBSERVAR LA COMUNICACIÓN.

El primer paso es observar cuál es tu forma de comunicación más habitual en diferentes situaciones. No se trata de cambiar nada por ahora, sino de ser más consciente de cómo te relaciones y qué consecuencias tiene para ti y para el resto.

  • ¿Cuál es tu tendencia natural: tiendes a ser agresivo, pasivo o asertivo?
  • ¿De qué depende que actúes de una forma u otra? ¿De la situación? ¿De la persona que tienes delante? ¿De la emoción que sientes en ese momento?
  • ¿Cuál es tu comportamiento observable: lenguaje no verbal, tono, palabras, frases…?
  • ¿Qué respuesta obtienes ante ese comportamiento?
  • ¿Qué cambia en tu forma de comunicar ante la respuesta de tu interlocutor?
  • ¿Cuál es la consecuencia de tu estilo de comunicación: te sales con la tuya, resuelves un problema, generas confianza, te cae «un marrón»… ?

2- DEFINIR EL CAMBIO QUE QUIERES REALIZAR

Elige alguna de las situaciones observadas. Piensa cómo te hubiera gustado responder ante esa situación. A veces nos ayuda pensar como lo habrían resuelto personas a las que consideramos buenas comunicadoras.

  • Define qué puedes hacer diferente si te encuentras con una situación similar en el futuro.
  • Como te gustaría sentirte: tranquilo, interesado, conciliador, firme,…
  • Qué quieres expresar con tus palabras
  • Qué lenguaje no verbal es el más adecuado

3- ENTRENA TU RESPUESTA

Ya hemos comentado al principio del articulo que la asertividad es una habilidad que se debe de ir entrenando. Nuestra mente juega un papel importante en ello, ya que no diferencia entre realidad e imaginación. Por eso practicar el tono y el mensaje en casa. Ponerte delante de un espejo y entrenarte. Pedirle ayuda a un familiar o un amigo y hacer un pequeño teatro son estrategias que van a hacer que ante esa situación ya tengas la experiencia y la práctica de haber comunicado de la manera que tu quieres hacerlo.

Te invito a que lo pruebes. Es un primer paso, que si se repites muchas veces, te lleva a un proceso de mejora continua en tu comunicación y en tus relaciones.

El arte de la comunicación es el lenguaje del liderazgo

James Humes

Si quieres saber más sobre nuestra formaciones en empresa tanto en formato presencial como online, contacta con nosotros a través del formulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *